Tasis schule schweiz

Siempre me ha gustado hablar de la Arquitectura como entretenimiento; si no se hace con alegría, no es Arquitectura. Esta alegría es, precisamente, la Arquitectura, la satisfacción que se siente. La emoción de la Arquitectura te hace sonreír, te hace reír. No es la vida.

Alejandro de la Sota (Pontevedra, 1913; Madrid 1996) es uno de los grandes maestros de la Arquitectura española del siglo XX. Fue profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM), sirviendo su estela de referencia para varias generaciones de arquitectos españoles.

En 1960 obtuvo una plaza de funcionario en Correos y, a lo largo de esta década, investigó las posibilidades que ofrecen los nuevos materiales y desarrolló varios proyectos basados en un planteamiento constructivo consistente en el uso de paneles prefabricados de hormigón para muros y suelos. Esta idea se muestra en la Casa de Varela en Villalba (Madrid, 1964-1968).

En 1971 abandona la enseñanza universitaria como profesor, volviendo a su puesto de funcionario en Correos. Durante estos años construye la Residencia César Carlos en el Campus de la Universidad (Madrid, 1968-1971), el edificio de aulas de la Universidad de Sevilla (1972-1973) y la Casa de Guzmán en la urbanización Santo Domingo (Madrid, 1972-1974), en la que ensaya temas para aplicar después en la Casa de Domínguez en A Caeira (Pontevedra, 1973-1978).    El Centro de Cálculo del Apartado de Correos en La Vaguada (Madrid, 1972-1977) y, años más tarde, el Edificio de Correos y Telecomunicaciones en León (1981-1984) pertenecen a una etapa en la que se involucró de lleno en las técnicas de prefabricación ligera.

Tasis lugano

Open Praxis es una revista académica de acceso abierto revisada por pares que se centra en la investigación y la innovación en la educación abierta, a distancia y flexible. El objetivo de Open Praxis es proporcionar un foro para la colaboración global y la discusión de temas en la práctica de la educación a distancia y el e-learning.Open Praxis da la bienvenida a las contribuciones que demuestran la investigación creativa e innovadora, y que ponen de relieve los desafíos, las lecciones y los logros en la práctica de la distancia y el e-learning de todo el mundo, especialmente en la educación superior. Los artículos pueden presentar investigaciones o estudios de trabajos recientes, describir trabajos originales o discutir nuevas tecnologías y sus posibilidades, implicaciones y/u otros temas relacionados.Teniendo en cuenta el alcance internacional de la revista, las contribuciones estarán equilibradas geográfica e institucionalmente:Un mismo autor puede publicar un máximo de un artículo por año/volumen, o dos si se trata de un artículo colectivo.Los números individuales de Open Praxis pueden tener un tema general, descrito en la convocatoria de artículos. Sin embargo, también se invitan contribuciones sobre otros temas que entren en el ámbito de interés de la revista.

Antiguos alumnos del Tasis

El pasado mes de noviembre se inauguró en Madrid una excelente exposición en la que se mostraba la obra de dos de aquellos brillantes nuevos arquitectos, Miguel Fisac y Alejandro de la Sota (aún abierta hasta el 23 de febrero). El tiempo hizo pagar a estos dos genios sus inclinaciones ideológicas de la época.

Visité a Alejandro de la Sota en 1991 en su despacho, hoy sede de su Fundación (Bretón de los Herreros, 66, primera planta C), cuando preparaba un artículo para la revista New Spirit, de la que era subdirector. Por aquel entonces ya sufría de achaques, pero fue un placer escuchar sus palabras sobre uno de sus últimos proyectos, la Corte de Zaragoza. Recuerdo cómo su mujer le llamaba desde la casa para recordarle que tenía que comer y tomar sus medicinas. La persona que estaba allí para atenderle insistió, pero él también insistió en seguir explicando y hablando del proyecto. Era un genio, un apasionado de la arquitectura y sabía transmitirlo.

Todo lo que tocaba se convertía en arquitectura, desde la conocida y espléndida silla que diseñó utilizando sólo dos horquillas que pertenecían a su mujer, hasta las caricaturas que dibujaba de sus colegas, amigos y alumnos en cualquier tipo de papel, desde un sobre hasta papel de dibujo; podía esbozar esos dibujos elementales, nítidos y precisos en cualquier superficie.

Colegio breton de los herreros matematicas 2021

«Zoon politikon». Aristóteles lo tenía claro. El ser humano es un animal político, es decir, social, vinculado a la polis, como los antiguos griegos llamaban a sus ciudades. Han pasado más de 2000 años desde que se pronunciaron estas palabras, pero la idea sigue siendo válida. Vivimos en comunidades, más o menos grandes, más o menos pequeñas, pero comunidades al fin y al cabo.

La primera, creada en la última década del siglo XIX, es la más céntrica de todas -a cuatro minutos a pie de la calle del Laurel- y tiene el honor de haber sido visitada por personajes como Alfonso XIII o el mismísimo Ernest Hemingway, que se dejó caer por allí en 1956.

El segundo, fundado en 2016, es un proyecto personal de Javier Arizcuren, comprometido con la recuperación de los valores tradicionales de La Rioja Baja y la preservación de la memoria y el patrimonio vitivinícola de la Sierra de Yerga.

Con un estilo radicalmente distinto, pero no por ello menos bello, encontramos la bodega Marqués de Murrieta, con su viñedo de más de 300 hectáreas situado en torno al majestuoso Castillo de Ygay, de gran valor histórico y cultural. El castillo, construido en 1852, da nombre a su producto estrella, considerado por Wine Spectator como el Mejor Vino del Mundo de 2020.