Hotel Elounda Mare

A principios del siglo XX, Las Palmas vivía un momento de gran esplendor que le dio una nueva cara, cambiando la vida económica, social, política y cultural; la capital de Canarias estaba en su Edad de Oro.

Un gran puerto_el Puerto de la Luz_fue construido gracias a Fernando León y Castillo, ministro español de ultramar, que le dio la posibilidad de convertirse en el punto de atraque más importante entre Europa, África y América. Durante este periodo de cambios, el clima cálido y las temperaturas suaves atraen a la clase media europea, especialmente de Inglaterra y Alemania, que hacen de la isla un destino preferido donde pasar las vacaciones. El contacto con Europa fomenta una notable influencia cultural y cambia todos los rasgos de la sociedad canaria, aún muy arraigada a sus tradiciones y valores. Numerosos salones literarios, revistas culturales como La Gaceta de Arte (1932) y la gran afluencia de dinero favorecen el nacimiento de una nueva clase media_ opuesta a los terratenientes locales_ que acoge las innovaciones europeas.

Conferencia anual de educadores marinos nacionales – 25-29/06/2017

Estudió arquitectura en la ETSA de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (diplomatura 2002) y en la Architectural Association, Graduate School of Architecture, Londres (Master de Arquitectura de postgrado en el Design Research Laboratory, 2004-2006).

Ballesteros ha trabajado para numerosos estudios de arquitectura en Gran Canaria y Tenerife desde 1999. En 2006 fundó ANTIFABRIC, un laboratorio multidisciplinar de arquitectura, diseño y paisaje en Tenerife.

Además de sus trabajos de arquitectura, ha colaborado con Elena García como artistas visuales bajo el nombre de Pérez & Joel desde 1998. Sus obras han sido expuestas internacionalmente, incluyendo la 9ª Bienal de La Habana, Cuba (2006); «Moving Islands», Canarias (2005); «Global Fusion Close Up», Melbourne y Viena (2005) y «V Recontres de la Photographie Africaine», Bienal de Fotografía de Bamako/Mali (2003). En 2004 fueron co-comisarios del simposio «Epidermic Landscapes» en Tenerife con conferencias de R & Sie (arquitectos, París), Orlan (artista, París), Lynn-Fox (arquitectos y videoartistas, Londres), y Annette Meyer (artista, Dinamarca).

Incendio Gran Canaria

gpy arquitectos concibe la arquitectura como un medio de utilizar el espacio para buscar nuevas formas de relación del hombre con su entorno. La disolución de los límites entre el interior y el exterior, lo público y lo privado, lo urbano y lo territorial, se emplea como estrategia para transformar sus proyectos en espacios sociales.

En 2003, gpy arquitectos ganó el premio internacional ar+d Award for Emerging Architecture (The Architectural Review) y recibió la Medalla de Plata en la Bienal Miami + Beach. Ese mismo año, el estudio fue nominado al Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea Mies van der Rohe, y en 2008, fue nominado al Premio Internacional Iakov Chernikhov.

En 2009, gpy arquitectos ganó la Medalla de Bronce en la Bienal Miami + Beach, así como el premio Experiencia/Futuros: Mi obra favorita del Consejo Superior de Arquitectos de España (CSCAE) por su trabajo en la Escuela de Arte Dramático de Tenerife, proyecto que también fue presentado en la exposición On-Site: New Architecture in Spain en el MoMA de Nueva York en 2006.

//¡trailer gran canaria!

En un pasado memorándum se decía que «…el deseo del Cabildo de Gran Canaria es dotar a la Isla de un nuevo museo, vivo y dinámico, que responda a las necesidades de las artes plásticas, a la vez que funcione como un Centro dinamizador de la vida sociocultural… Debe ser una entidad viva y dinámica que presente exposiciones estacionales de forma rotativa y dinámica, a la vez que cuente con una colección permanente perfectamente catalogada y ordenada…».

Estos fueron los objetivos con los que se construyó el actual Centro en la calle Los Balcones no. 11, en el casco histórico de Vegueta, en una casa noble de 935,70 metros cuadrados. De acuerdo con lo establecido en las ordenanzas aplicables al casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria, el edificio sólo podía constar de un sótano, dos plantas y un ático, con una fachada principal del siglo XVIII que hay que respetar. Francisco Javier Sáenz de Oíza fue instruido sobre los requisitos que debían cumplirse y que formaban parte del encargo arquitectónico, a saber: