Apostolado del Rosario en las escuelas

El propósito de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es centrar nuestros corazones en recibir el amor de Cristo y devolver su amor con gratitud. Que Él sea glorificado con todo nuestro corazón, alma y fuerza.

Si necesita más ayuda sobre los artículos que debe pedir para su escuela o le gustaría preguntar sobre la compra de imágenes enmarcadas del Sagrado Corazón, por favor, rellene el siguiente formulario y un representante de la Red de Entronización del Sagrado Corazón se pondrá en contacto con usted rápidamente.

«A medida que la cultura secular se vuelve más y más hostil a la fe católica, nuestras escuelas necesitan más que nunca la guía y la protección del corazón amoroso de Jesús. Habiendo trabajado tanto en escuelas públicas como parroquiales durante los últimos 23 años, creo honestamente que la entronización de su escuela al Sagrado Corazón de Jesús será el evento más importante y efectivo que realice durante todo el año escolar.

Hay muchas voces e influencias que golpean las puertas de nuestras escuelas. Algunas de ellas son buenas y otras pueden ser dañinas, divisivas y antagónicas a la fe católica. La ansiedad, la depresión, las familias en crisis, las preocupaciones sobre la seguridad, las decisiones sobre el plan de estudios, los problemas de disciplina, incluso la recaudación de fondos, todo ello puede ponerse en el corazón amoroso de Jesús. Cuando confiamos las escuelas al Sagrado Corazón, los estudiantes, el profesorado, el personal y las familias, tendrán la asistencia divina para llevar a cabo sus responsabilidades de la mejor manera posible en paz y con alegría.»

Lazaristas

Contenido: Introducción El Padre Neubert y su escritura mariana Su aproximación a la mariología Principio mariológico de la analogía Antecedentes chaminadianos y fundamento cristocéntrico de su mariología Su patrón en el estudio de la misión apostólica de María Las nociones de «apóstol» y «apostolado» El testimonio de la Sagrada Escritura El testimonio de la tradición y la historia La liturgia Enseñanzas papales Precisiones teológicas Funciones que requiere su misión apostólica La centralidad de la maternidad espiritual de María Notas finales

La gracia del bautismo y los demás sacramentos de iniciación nos obligan a llevar a todos los hombres a Cristo. Los sacramentos de iniciación nos encomiendan al servicio apostólico, a la colaboración con María para completar a todo Cristo.

Los hijos espirituales del Beato Guillermo José Chaminade (1761-1850) en la Sociedad de María (Marianistas) parecen ser el único grupo que ha expuesto la noción de la Misión Apostólica de María de manera explícita y regular. Su tratamiento se inspira principalmente en la aportación del beato Guillermo José Chaminade, el mariólogo más notable de la primera mitad del siglo XIX, a este tema. Amplían la doctrina de la Maternidad Espiritual de María a su significado más completo en el espíritu de la exposición original del Padre Chaminade, y amplían la enseñanza de San Luis de Montfort. Hasta la fecha, el Padre Emil Neubert, S.M., ha sido el principal exponente de la doctrina mariana de Chaminade.

Lista de cardenales

La Congregación de Jesús y María (en latín: Congregatio Iesu et Mariae), abreviada CIM también conocida como los Eudistas (en latín: Congregatio Eudistarum), es una sociedad de vida apostólica de Derecho Pontificio para hombres en la Iglesia Católica. Fue fundada el 25 de marzo de 1643 por el Santo Padre Juan Eudes, C.I.M.

La Congregación de Jesús y María fue instituida en Caen, en Normandía, Francia, el 25 de marzo de 1643 por Juan Eudes, ejemplar de la escuela francesa de espiritualidad. Las principales obras de la Congregación son la educación de los sacerdotes en los seminarios y la realización de misiones[1].

Para desarrollar el espíritu de Jesucristo en los miembros de la Congregación, el padre Eudes institucionalizó la celebración cada año en sus seminarios de la fiesta del Santo Sacerdocio de Jesucristo y de todos los Santos Sacerdotes y Levitas. Después de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y de María, es la segunda fiesta más importante que celebra la comunidad. La solemnidad comienza el 13 de noviembre y sirve así de preparación para la renovación de las promesas clericales el 21 de noviembre, fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen. Ya en 1649 el padre Eudes había preparado un oficio propio de la fiesta. Algunos años más tarde, la fiesta y el oficio fueron adoptados por los Padres Sulpicianos[1].

Nuevos cardenales 2021

Desde que la «Verdad» fue confiada a la Iglesia, nosotros, los miembros de la Iglesia, hemos recibido este mandato de Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.    Por lo tanto, ¡salimos a las escuelas, a las parroquias y a las familias como enviados por Dios!    Dios conduce a las personas por diferentes caminos de misión – ya sea a través de lo corporal o lo espiritual

Se trata de un Apostolado.      El 20 de febrero de 1946, el Papa Pío XII afirmó: «Los creyentes laicos están en primera línea de la vida de la Iglesia».    Los laicos, como seguidores de Jesucristo, están llamados a evangelizar – a proclamar su fe en Cristo con sus palabras y el testimonio de su vida.

La vocación de todo cristiano es, por naturaleza, apostólica.    El Apostolado del Rosario es un medio por el que podemos cumplir nuestra llamada a la actividad apostólica.    El artículo 900 del Catecismo de la Iglesia Católica afirma:    «Puesto que, como todos los fieles, los cristianos laicos están encargados por Dios del apostolado en virtud de su Bautismo y Confirmación, tienen el deber, individualmente o agrupados en asociaciones, de trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y aceptado por todos los pueblos de la tierra.»